DANIEL NIETO Y MARCOS PASTOR REPRESENTARÁN AL REAL CLUB DE CAMPO EN EL CIRCUITO SEVERIANO BALLESTEROS EN POZOBLANCO

DANIEL NIETO Y MARCOS PASTOR REPRESENTARÁN AL REAL CLUB DE CAMPO EN EL CIRCUITO SEVERIANO BALLESTEROS EN POZOBLANCO.

El primero volverá a la competición nueve años después con la idea de disfrutar, mientras el campeón de España de 2016 buscará recuperar sensaciones.

El Real Club de Campo de Córdoba estará representado este fin de semana en Pozoblanco, como no podía ser de otra manera, por los profesionales Daniel Nieto y Marcos Pastor con motivo de la llegada a nuestra provincia del I Campeonato Match-Play de España de la PGA, octava y penúltima prueba del prestigioso Circuito Severiano Ballesteros PGA Tour 2018.

Las aspiraciones de ambos son diametralmente opuestas, dado que para Nieto su participación supondrá la vuelta a una competición oficial nueve años después de que en 2009 fuera profeta en su tierra adjudicándose la prueba del Circuito APGA Andalucía. Precisamente ese será el objetivo de Pastor, pelear por el triunfo tras una buena pretemporada entrenando “bien y fuerte todo el verano” en la capital cordobesa a diferencia de otros años.

“Este es un torneo un poco distinto porque se juega match play con unos grupos y luego un cuadro que siempre es más complicado y más jugándose a nueve hoyos, porque cualquier pequeño fallo penaliza”, explicó Marcos. De cualquier forma, el mayor de la saga sólo piensa en “hacerlo bien”, más que en aspirar en una victoria, pero sin duda él está entre el ramillete de cinco o seis favoritos. Entre ellos están Alfredo García Heredia, actual líder de la orden de mérito, o Sebastián ‘Chino García, doble campeón de España después del título que ganó Pastor en 2016.

Esa no será precisamente la guerra de Daniel Nieto, tío del que fuera futbolista del Córdoba CF Miguel Ángel Nieto, uno de los héroes del ascenso en la temporada 2013-14 jugando 45 minutos en aquel inolvidable partido en el Gran Canaria ante Las Palmas. El Pro del Real Club de Campo de Córdoba jugará tras recibir una invitación del Club Cabeza Oliva de Pozoblanco “al que le estoy muy agradecido. Me hace mucha ilusión porque trabajé muchos años allí”, y tras su larga inactividad en la alta competición su objetivo es “disfrutar”.