Club de Golf de Córdoba

SIERRA DE CORDOBA

La comarca de Sierra Morena Cordobesa abarca parte de la superficie de dos Parques Naturales de la provincia de Córdoba: el Parque Natural de Hornachuelos y el Parque Natural de Cardeña-Montoro. 
 

Parque Natural de Cardeña y Montoro

El Parque Natural Sierra de Cardeña y Montoro, declarado por la Ley 2/89, de 18 de julio, está situado en el extremo centro oriental de la provincia de Córdoba, con una extensión de 41.212 Has. pertenecientes a los términos municipales de Cardeña y Montoro.

Es un espacio con un relieve alomado y de suaves pendientes por enclavarse en Sierra Morena central. La formación geomorfológica de batolito se manifiesta en bloques redondeados de granito denominados "bolas", paisaje frente al cual el río Yeguas ha excavado a su paso un valle de gran belleza donde se localizan las mayores pendientes del espacio.

La vegetación está compuesta por bosque y matorral mediterráneo, pinares y extensas dehesas, siendo los alrededores de la Venta del Charco la única zona de la provincia donde se puede encontrar el roble melojo.

Con respecto a la fauna, podemos encontrar águila imperial, real, calzada y culebrera, buitre leonado y negro, cigüeña blanca y negra, mamíferos como el lince, el lobo y la nutria, y otras especies cinegéticas tales como el ciervo y el jabalí. Los aprovechamientos actuales del Parque son el cultivo del cereal, principalmente cebada, y la ganadería (ovina, porcina, bovina y caprino y equino).

También destaca la apicultura. Asimismo, en Montoro es apreciable la artesanía, trabajándose el hilado del cáñamo a mano y la forja artística del hierro.
 

Parque Natural de Hornachuelos


El Parque Natural de Hornachuelos, también declarado por la Ley 2/89, de 18 de julio, está situado en el sector occidental de la provincia de Córdoba, con una extensión de 67.202 Has pertenecientes a los municipios de Almodóvar del Río, Hornachuelos, Posadas, Villaviciosa de Córdoba, y una pequeña franja de Córdoba capital.

Este espacio aparece surcado por la red hidrográfica del río Bembézar, cuyo caudal se regula a través de los embalses de Bembézar y de la presa de Derivación.
El extremo oriental está recorrido por el río Guadiato, mientras que el río Retortillo lo hace en el límite occidental Ambos cauces son regulados por las presas denominadas Embalse del Retortillo y de la Breña.

El elemento vegetal más abundante es la encina, acompañada de alcornoques y quejigos en los sectores más húmedos o bien por el acebuche cerca de la Vega del Guadalquivir.

También se observan zonas adehesadas con pastizales bajo las encinas y alcornoques y son muy frecuentes las zonas de monte bajo. Además, en los bordes de los ríos encontramos álamos, alisos y fresnos, así como hiedra y majuelo.

La fauna se encuentra muy bien conservada. Esta Sierra acoge a la segunda colonia de buitre negro de Andalucía y tres más de buitre leonado.
También destaca la presencia de nidos de águila real y perdicera, y de la cigüeña negra. Hay hasta 30 especies de mamíferos, destacando desde el casi extinguindo lince ibérico, el meloncillo, el lobo, la nutria y otras especies cinegéticas como el jabalí y el ciervo.

La mayor parte del espacio está acotada como espacio cinegético, aunque existen además explotaciones pecuarias de porcino, vacuno y ovino, junto a la tradicional saca del corcho cada nueve años. La apicultura ha alcanzado un gran auge gracias a la riqueza florística existente.